Cinco posturas de yoga fáciles para hacer en casa

Para empezar tu día es esencial estirarte y moverte. El yoga es una manera de obtener bienestar físico y mental que puedes hacer desde la comodidad de tu casa.

La palabra yoga significa unión, es decir, una disciplina que une cuerpo y mente. El yoga no solo consiste en hacer movimientos y mejorar tu flexibilidad, también te permite alcanzar un estado de paz y serenidad. Además, expertos aseguran que su práctica ayuda a disminuir la secreción de cortisol, una hormona que el cuerpo libera como respuesta al estrés.

“Reduce la ansiedad, la inflamación, mejora la salud del corazón, ayuda a combatir la depresión, a reducir el dolor crónico, a mejorar la calidad de sueño y, en general, a mejorar la calidad de vida” asegura la yoguini Susana Smith.

Con tan solo 20 minutos por la mañana, aumentarás tu energía y productividad, además de darte ligereza, fuerza y elasticidad. Para que empieces a aplicarlo en tu vida, te explicamos cinco sencillas posturas que puedes hacer desde tu casa que te ayudarán a empezar el día llena de energía.

para que sirven los antioxidantes

1.Postura fácil

Paso a paso: Siéntate con las piernas cruzadas (de chinito). Ahora que tus pies están en su lugar, coloca tus manos sobre tus rodillas con las palmas hacia arriba o con las palmas hacia abajo, también puedes colocarlas frente a tu pecho con las palmas juntas.

Estira y alarga tu espalda, echando los hombros hacia atrás para abrir el pecho. Quédate ahí el tiempo que necesites, respirando profundamente.

Esta postura ayuda a relajar la espalda así como dar flexibilidad a las rodillas y los tobillos, asegura la vlogger experta en yoga Vanessa Razynskas . “Los músculos que se trabajan en esta postura son la pelvis y toda la columna vertebral”, explica.

2. Postura del árbol

Paso a paso: Empieza por pararte derecho con la mirada fijada en un punto y respirando profundamente. Levanta el pie derecho y con ayuda de tus manos colócalo sobre tu muslo izquierdo. Asegúrate de que tu pie izquierdo esté bien apoyado para evitar caídas. Junta tus manos, palma con palma, frente a tu pecho con los codos levantados.

Ya que hayas logrado un equilibrio, eleva tus manos hacia el cielo, manteniendo las palmas siempre juntas. Si no, permanece con las manos frente al pecho. Con ambas posiciones respira y aguanta la postura de 15 a 20 segundos. Repite con la otra pierna.

Esta postura ayuda a mejorar tu equilibrio, alarga tu cuerpo abriendo los hombros y relaja toda la espada. “Previene lesiones a corto o largo plazo”, explica la vlogger y yoguini Komal Sodhi.

3. Perro mirando hacia abajo

Paso a paso: Acuéstate boca abajo y apoya los empeines y las palmas de tus manos en el piso. Recarga tu peso únicamente en esas cuatro extremidades (pies y manos). Ahora deberás estirar la espalda e intentar que los glúteos estén lo más cerca al área de los tobillos, sin doblar las piernas, hasta casi formar un triángulo con tu cuerpo. Acerca, lo más que puedas, tu pecho a los muslos para estirarte completamente y abrir bien la espalda.

Deja caer la cabeza, que esté lo más relajada posible. Aguanta la postura de 15 a 20 segundos, respirando profundamente.

Con esta postura fortaleces y estira las piernas, el abdomen, los hombros y la cadera. Es decir, trabajas el cuerpo completo. “Asegúrate de que lo hagas con alineación y completamente consciente para realmente entender el balance de tu cuerpo” , recomienda Joshna Ramakrishnan.

4. Gato + vaca

Paso a paso: Ponte de rodillas y apoya en el piso tus palmas de las manos, rodillas y empeines. Separa los seis puntos de apoyo al ancho de tus hombros y cadera. Estira los brazos y acerca las piernas a los tobillos.

Cuando inhales, estira la espalda y eleva los glúteos con la mirada hacia el cielo. Cuando exhales, redondea la espalda, como si tuvieses una joroba y mantén la mirada hacia adentro. Repite los movimientos cinco veces, respirando profundamente.

Esta postura es ideal para la espalda, previene y alivia el dolor, ayuda a reducir el estrés y fortalece las muñecas. Además, mejora la digestión al masajear los órganos internos. También ayuda a reducir el estrés y a regular la respiración, dándole un ritmo y haciéndola profunda.

5. Postura del guerrero

Paso a paso: Párate derecho, con la mirada fijada en un punto y da un gran paso al frente con tu pierna derecha, intentando sentir un tirón. Comprueba que tu rodilla de enfrente esté a la misma altura del tobillo, con un ángulo de noventa grados. Tu pie izquierdo debe estar tocando completamente el tapete (horizontal) y todo tu peso debe estar en el derecho. Mantén la espalda recta, volteando al frente y las palmas de las manos juntas, levantadas al cielo.

Aguanta la postura de 15 a 20 segundos, respirando profundamente.

Esta postura ayuda a fortalecer las piernas, estirar los músculos y tendones y los flexores de la cadera, asegura la yoguini Shammi Gupta.

posturas de yoga

Vía: The Huffington Post

¿Te gustó este contenido?
1Me gusta
Top