Tu estilo de vida es fundamental para verte y sentirte bien, pues recordemos que dormir y comer bien -por mencionar solo algunos hábitos saludables- son actividades que ayudan a que tus células se regeneran. Sin embargo, evitar el estrés y procurar acciones saludables no son lo único fundamental para mantenerte sana, joven y hermosa, el equilibrio hormonal también es un pilar importantísimo.

Si tus hormonas sufren algún desajuste, todo tu cuerpo también. A partir de los 35 años, si alguna de tus hormonas posee un nivel más alto o bajo del que debería, el estrés oxidativo invade tus células y debido a esto envejeces más rápido de lo “normal”.

Por esa razón la llegada de la menopausia significa un gran desbalance para las mujeres, pues durante esta etapa nuestras hormonas son un circo total. Es por ello que la terapia hormonal se utiliza para aliviar los síntomas que provoca la menopausia, por ejemplo los bochornos y otros cambios vasomotores.

Además de la terapia hormonal, ¿sabes cómo debes prepararte para enfrentar este declive físico, hormonal y emocional? La actividad física, una nutrición balanceada y un suplemento alimenticio pueden hacer la diferencia entre una menopausia complicada y una en la que cada uno de estos síntomas sea llevadero.

Elementos como el zinc, cromo, té verde, aceite de borraja, selenio, las vitaminas, la biotina o el cartílago de pescado son fuentes de múltiples beneficios para el organismo y mayormente durante los ciclos de vida en los que requieres de más antioxidantes.

En eso radica la importancia de una suplementación adecuada que, en conjunto con otras opciones como la terapia hormonal, te ayuden a que una tercera parte de tu vida llamada “menopausia” no signifique el fin de tu bienestar.

FUENTE: Dra. Sara Bistre

¿Te gustó este contenido?
15Me gusta
Top