El ritmo de vida acelerado de las grandes ciudades nos ha llevado entre otras cosas, a tener un mayor consumo de alimentos industrializados y poco saludables para nuestra dieta. Lo realmente saludable, es aquello que nos aporta los nutrientes necesarios para el organismo, dejando de lado modas y estrategias mercadológicas como los “productos light”, “veganos” y otras clases de productos que tampoco son benéficos.

Entonces ¿cuál es la verdad y qué debemos comer para ser personas saludables?

Hablando específicamente de 4 productos: sal, harinas, lácteos y azúcar (conocidos también como “venenos blancos”), es difícil definir si debemos consumirlos o no, ya que depende de muchos factores qué tanto nos afecta incluirlos en nuestra dieta.

La sal y el azúcar, por ejemplo, son necesarios para el buen funcionamiento del organismo: la primera es útil en el mantenimiento de la presión de la sangre y de los fluidos extracelulares y el segundo proporciona la energía que el organismo necesita para trabajar adecuadamente, pero ¿qué cantidad de ambos elementos necesitamos en realidad?

Ingerir en exceso estos nutrimentos puede traer diversas complicaciones además, de estar ligados a padecimientos crónicos, advirtió Rebeca Milheim López, nutrióloga del Hospital General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).1

Aunque estos alimentos parezcan inofensivos e incluso sean necesarios para el correcto funcionamiento del organismo, los 4 “venenos blancos” son los causantes de millones de muertes en el mundo, según la OMS.  Citando un comunicado de prensa del IMSS “el sodio en exceso ocasiona sobrepeso, lo que obliga a hígado, riñones y corazón a trabajar por encima de sus niveles normales. Por otro lado, altas cantidades de azúcar o glucosa en sangre (glucemia) generan daños en riñón, corazón y ojos, entre otros órganos”.1

¿Cuál es la solución?

Consumir productos que pueden dañar nuestro organismo, en específico 4 elementos que el ser humano sólo necesita en cantidades específicas dentro de su alimentación, es una problemática grave y en ascenso. Sin embargo, es posible identificar estos alimentos y -principalmente- controlar su consumo.

Lo contrario a estos 4 jinetes de la alimentación serían los nutrientes esenciales que el cuerpo requiere para funcionar de la mejor manera, aquellos que realmente aportan beneficios al organismo. Un ejemplo de estos son los que de manera natural nos aportan las frutas, verduras y proteínas o los que contienen algunos suplementos alimenticios.

FUENTE: Dra. Sara Bistre

1 http://www.imss.gob.mx/prensa/archivo/201302/014

¿Te gustó este contenido?
9Me gusta
Top